MADE IN SAKANA

     La Mancomunidad pronto pondrá en marcha el nuevo sistema de recogida selectiva de residuos y diferentes empresas y agentes sociales sakandarras están trabajando en su implantación. Una de ellas es Igoarkin. “Mi hermano y yo somos de Etxarri Aranatz, tenemos nuestra empresa en Lakuntza y hacemos encargos dentro del sector de la construcción”, dice Andoni Igoa, fundador de la empresa. El proyecto de la Mancomunidad tiene varias construcciones previstas y por eso ha trasladado su encargo a esta empresa sakandarra.

     Entre otros agentes sociales y empresas, dos compañeros de la asociación Amai Taldea de Alsasua se han encargado de la instalación de la caseta de compostaje comunitario en Etxarri y de la de aportación en Ihabar. “Algo que se está haciendo bien desde la Mancomunidad es poner en contacto a empresas y trabajadores de Sakana para llevar a cabo el proyecto. Al final, al igual que hemos tenido un ronco invierno en lo meteorológico, también lo estamos teniendo en lo económico desde hace años. Por eso el proyecto nos ofrece una buena opción de trabajo”, apunta Jabi “Trapero”, miembro de Amai Taldea.

     “La madera también es navarra. También nos parece un dato importante porque si la traemos de fuera… ¿¡Qué propaganda le hacemos a la nuestra?!Yo creo que todo lo que podamos, lo tenemos que hacer con gente y materiales de aquí”, añade Andoni.

I+D+I: HECHOS DE MADERA, ROBUSTOS E INTEGRADOS EN EL PUEBLO

     Desde la investigación, el desarrollo y la innovación se está implantando el nuevo sistema de recogida selectiva de basuras. Todo con un mismo objetivo: Que el sistema se adecúe a las necesidades y la realidad de cada pueblo. Por eso los postes del puerta a puerta en Sakana no van a ser como los de Usurbil u otras localidades. Van a ser especiales, diferentes. “Como los postes que hemos diseñado son de madera, se integrarán mejor en nuestros pueblos y sobre todo, serán robustos”, analiza Andoni Igoa. De hecho, desde el punto de vista estético se baraja incluso la posibilidad de que en cada grupo de postes se coloquen plantas con flores.

     Como sabemos, en los concejos no tendrán postes sino zonas de aportación. Como desaparecerá el contenedor verde, se impulsará el compostaje para reutilizar la materia orgánica. Por lo tanto, en las casetas de aportación dispondremos de tres contenedores: el amarillo, el azul y el gris para la fracción rechazo, la que no se puede reciclar). “Al ser de madera se pueden adaptar a cada pueblo. La caseta se puede alargar o ampliar fácilmente poniendo o quitando tablas de madera”, analiza Jabi “Trapero”.

     “Nosotros creemos que la madera es el futuro porque siempre la hemos tenido entre nosotros. Además tiene que ver mucho con la bioconstrucción, en la eficiencia energética es muy importante y tiene una gran efectividad. Por eso tanto en las casetas de aportación de los concejos, así como en el diseño de los postes, la madera va a tener un protagonismo esencial”, añaden desde Igoarkin.

NUESTRA DURA METEOROLOGÍA

     Como sabemos nuestra meteorología condiciona seriamente el mundo de la construcción. Los que trabajan en el proyecto lo saben a la perfección. “Yo creo que son materiales resistentes. Por ejemplo, antes de instalar la caseta en Etxarri tuvimos en cuenta de dónde provienen las rachas de viento. Una o dos veces al año tenemos voladas de aire de unos 160 km/h y la estructura está pensada para aguantarlas. Nosotros sabemos los materiales que se necesitan porque somos de aquí. Porque trabajamos y vivimos aquí”, dice Jabi “Trapero”.

        Las trombas de agua que sufrimos aquí también han sido tenidas en cuenta. “Para que dañen lo menos posible las estructuras, la madera tiene un tratamiento especial. Además, para que no se generen balsas de agua, los postes llevarán una cierta inclinación. Todo para proteger de la lluvia”, puntualiza el diseñador de ambas infraestructuras.

COMPROMISO A FAVOR DEL MEDIOAMBIENTE

     “Nosotros estamos muy agusto trabajando porque creemos que el cambio es necesario. Al principio yo no sabía qué importancia tenía, pero acudí a las reuniones participativas y entendí que no podemos seguir enterrando nuestros residuos. Aprendimos que es obligatorio utilizar un nuevo sistema”, analizan desde la empresa Igoarkin. Los miembros de Amai Taldea por su parte, también lo tienen claro: “Al final tenemos que hacerlo todos a una. Sin mandatarios, sin políticos. Tenemos que tener claro cómo gestionar la basura. En poco tiempo ya no podremos enterrarla. Por otro lado debemos reutilizar nuestros residuos porque se acaban las materias primas y además, junto con el reciclaje tenemos que cambiar el chip y pensar en reducir nuestro consumo”, aclara Jabi “Trapero”.

LA OPINIÓN DE TOD@S ESTÁ TENIÉNDOSE EN CUENTA

        Al igual que se viene haciendo en las reuniones participativas, en la Mancomunidad se tomarán en cuenta todas las aportaciones. Por supuesto también desde el punto de vista estético. “Yo creo que las casetas son bonitas. Pero ésta es la primera. Es un prototipo. Estamos siendo pioneros y debemos ser valientes para hacer propuestas. Porque se pueden modificar las estructuras. Por ejemplo, si no nos gustan sin pintar, se pueden colorear con graffitis… Tenemos que ser ositivos y proponer cambios hasta conseguir lo más adecuado. Tanto para nosotros, como para el medioambiente”, añade el miembro de Amai Taldea.